Bodegas Torres anima a sus proveedores a reducir su huella de carbono

Noticia / 2015 · 09 · 14

La bodega establece dinámicas de trabajo conjuntas para impulsar planes de mitigación del cambio climático

Bodegas Torres extiende su compromiso de reducción de las emisiones de CO2 a toda su cadena de suministro. Tras varios años colaborando estrechamente con los proveedores de uva para ayudarles a minimizar su impacto ambiental, la compañía vitivinícola centra ahora su atención en los proveedores de material auxiliar, con los que trabajará de manera conjunta en el diseño de planes específicos de reducción de la huella de carbono para alcanzar su objetivo de cara al 2020: emitir un 30% menos de gases de efecto invernadero por botella con respecto al 2008.

En una reunión mantenida recientemente en su sede del Penedès, el presidente de Bodegas Torres, Miguel A. Torres, ha pedido a sus principales proveedores de vidrio, cartón, papel, corcho, aluminio y destilado que auditen su huella de carbono y establezcan un plan de inversión para implementar medidas que mejoren la eficiencia en sus procesos y el desarrollo de propuestas de ecodiseño, como por ejemplo botellas más ligeras o embalajes con menor impacto ambiental.

Bodegas Torres ha reducido, desde el 2008, su huella de carbono en un 10% en todo su alcance, es decir, teniendo en cuenta las emisiones de la propia actividad (alcance 1), las emisiones indirectas por electricidad (alcance 2) y las emisiones de alcance 3, que son las traspasadas por los proveedores de materia prima y material auxiliar (aguas arriba) y la distribución (aguas abajo). Si se contemplan únicamente las emisiones propias e indirectas, la reducción alcanza el 38% como resultado del programa ambiental Torres & Earth, que acumula una inversión de 10 millones de euros desde 2008 en la implementación de medidas y actuaciones focalizadas principalmente en la eficiencia energética y el uso de energías renovables.

Según Miguel A. Torres: “Las emisiones del alcance 3 suponen más del 80% de nuestra huella de carbono. Ya estamos trabajando con los viticultores y elaboradores, pero también necesitamos la implicación de los proveedores de material auxiliar, especialmente de envase y embalaje. Las acciones encaminadas a reducir el CO2 que implementen serán clave para que podamos alcanzar nuestro objetivo de cara al 2020”.

Reconocimientos a proveedores

Para incentivar a los proveedores, Bodegas Torres ha anunciado la entrega de reconocimientos anuales, por parte de una comisión independiente, a aquellas empresas que demuestren la mayor reducción de la huella de carbono; la mejor propuesta de ecodiseño por su potencial de reducción de CO2; y la mejor inversión en tecnología puntera para reducir emisiones. A la reunión, han acudido máximos representantes de las principales empresas proveedoras de material de envasado y destilado de Bodegas Torres: VOA-Verrerie d’Albi, Vicasa, Vidrala, Cartonajes Bernabeu, Cartonajes M. Petit – Levante, International Paper - Cartisa, Avery Dennison Iberica, Guala Closures Iberica, Alcoholera Vinícola Mediterránea y Amorim, el primer fabricante de corcho del mundo. Esta última ha presentado un interesante prototipo de corcho que permite destapar las botellas sin el tradicional sacacorchos.

Para los viticultores, que son los que más emisiones traspasan a la empresa, Torres ha desarrollado una herramienta que les permite calcular el CO2 asociado a la uva que cultivan, conocer las fuentes de emisión con mayor impacto y obtener recomendaciones para rebajar el resultado obtenido.

Bodegas Torres cuenta con la certificación ISO 14064 y 14067 de Verificación de emisiones de gases de efecto invernadero, auditada por la empresa acreditada Lloyd’s, y está adherida al Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono del Ministerio de Agricultura y al Programa Acords Voluntaris de la Generalitat de Catalunya. El compromiso medioambiental de Torres ha sido reconocido por varios medios de comunicación, como la revista británica The Drinks Business, que la nombró ‘Green Company of the Year’ en 2010 y 2014 y le concedió el premio a la implementación de energías renovables en 2015, o la prestigiosa revista Time, que le dedicó un extenso reportaje en 2011.

Adaptación al cambio climático

Según Miguel A. Torres, “el cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta hoy la industria del vino en general, y la viticultura en particular, ya que la vid es una planta extremadamente sensible a los cambios de temperatura. Con la subida de las temperaturas, muchos productos agrícolas seguirán cultivándose sin que el consumidor perciba ninguna diferencia, pero con el vino, la calidad cambiará y esto es preocupante”.

Bodegas Torres se está adaptando al nuevo escenario mediante técnicas vitícolas que permiten retrasar la maduración de la uva, el uso de energías renovables como la biomasa - la caldera instalada en su bodega de Pacs del Penedès ha permitido reducir el consumo de gas en un 95% y el de electricidad en un 10% -, la optimización del uso del agua, la recuperación de variedades ancestrales o la compra de terrenos a mayor altitud y latitud, en busca de climas más fríos. También participa en proyectos de investigación medioambiental relacionados, por ejemplo, con el uso de algas para fijar el CO2 que se produce durante la fermentación o la generación de hidrógeno.