Bodegas Torres presenta su primer vino icono de Costers del Segre

Noticia / 2015 · 03 · 03

Bodegas Torres lanza al mercado ‘Purgatori’, su primer vino de la DO Costers del Segre, de producción muy limitada, destinado a la alta restauración. Un vino icono de perfil mediterráneo, elegante y único, que nace como máxima expresión del territorio y de su historia.

Elaborado con garnacha, cariñena y syrah, procede de la finca de Bodegas Torres en L’Aranyó, situada en la zona de Juneda y Les Borges Blanques, en el corazón de la comarca de Les Garrigues. Una subzona de la DO Costers del Segre caracterizada por ser extremadamente árida, con un clima típicamente continental donde la vid debe hacer frente a una difícil adaptación pero que termina por ofrecer unos frutos de gran calidad.

La finca de Bodegas Torres tiene una superficie de 175 ha de viñedo, repartidas entre las laderas y el valle, a una altura de 450 metros en su punto más elevado. A pesar de la dureza de estas condiciones – o más bien gracias a ellas – la viña es capaz de mostrar su máximo potencial. Las variedades típicamente mediterráneas han demostrado una excelente adaptación al terruño y contribuyen a la singularidad y elegancia de este nuevo vino. La primera añada, del 2012, se caracteriza por la calidad de la cosecha y por ser un año seco con unas temperaturas moderadas, incluso frescas los primeros días de verano, aunque en agosto fueron más elevadas.

‘Purgatori’ ha envejecido en su totalidad de 15 a 18 meses en barrica de roble francés, resultando en un vino denso, profundo y sedoso al mismo tiempo, con un tanino de delicada trama y una sutil acidez que le aportan elegancia y finura. De color granate oscuro, desprende un intenso aroma frutal a moras y arándanos, sobre finas notas ahumadas y un delicioso atisbo de corteza de naranja.

El nombre y la etiqueta son un guiño a la historia de la finca de L’Aranyó, que había sido propiedad de los monjes de Montserrat. En 1770, la Abadía hizo construir una masía en este lugar inhóspito, alejado del monasterio, donde algunos hermanos legos trabajaban estas tierras. Se la conocía como la masía de Los Desterrados. Pronto descubrieron que el lugar era perfecto para el cultivo de la vid.


Bodegas Torres adquirió la histórica finca de L’Aranyó en 1999 e inició la plantación del viñedo, conservando los olivos centenarios con los que elabora aceite. Según Miguel Torres Maczassek, director general de Bodegas Torres: “Purgatori es el primer vino que procede de esta finca y nos permite valorizar esta excepcional propiedad, cuyas cosechas son de altísima calidad”.