La Vinoteca Torres inicia una nueva etapa enogastronómica de la mano de Mercès

Noticia / 2017 · 03 · 01

La Vinoteca Torres, el restaurante que la familia Torres posee desde el año 2008 en el corazón de Barcelona, en pleno Passeig de Gràcia, emprende una nueva etapa gracias a su alianza con el reconocido sello gastronómico Mercès. La firma barcelonesa de Mercè Solernou aporta su expertise a través del chef Carlos Londres, quien ha ideado una carta contemporánea de origen mediterráneo con un guiño al Penedès y a otras culturas, de acuerdo con los principios de calidad y excelencia por los que se rigen Torres y Mercès.

Las propuestas culinarias, cuidadosamente elaboradas a partir de una excelente materia prima y productos de temporada, están pensadas para que armonicen con los mejores vinos. Porque, ante todo, La Vinoteca Torres es el lugar donde cocina y vino buscan alcanzar la simbiosis perfecta. Se trata de ofrecer a los comensales una experiencia enogastronómica completa. Una auténtica vinoteca en el sentido más literal del término que se postula como un gran escaparate del vino, gracias a una carta que cuenta con un centenar de etiquetas de todo el mundo y que se irá ampliando paulatinamente con nuevas incorporaciones. En palabras de Miguel A. Torres, presidente de Bodegas Torres, “Queremos que los comensales recuerden esta  nueva Vinoteca Torres como un lugar simpático y acogedor, que destaca por la excelencia de su gastronomía y la buena harmonía con los vinos”.

En este establecimiento están disponibles a copas o en botella todas las referencias de Bodegas Torres, empezando por la Antología Miguel Torres: vinos singulares procedentes de sus mejores fincas en Catalunya. También las referencias de otras prestigiosas bodegas internacionales, como Marqués de Riscal, Abadía Retuerta, Bouchard Père & Fils, Lanson o las que forman parte de las Primum Familiae Vini (PFV), una asociación que reúne a 11 de las familias vitivinícolas centenarias más reputadas del mundo: Vega Sicilia, Egon Müller-Scharzhof, Symington, Pol Roger, Perrin, Joseph Drouhin, Tenuta San Guido, Hugel, Marchesi Antinori y Mouton Rothschild, además de la familia Torres.

La nueva etapa de La Vinoteca Torres pasa también por una puesta a punto de su interiorismo, elegante y moderno. Tras una entrada con un ‘corner-shop’ de vinos y espirituosos, se encuentra una sala apta para 44 comensales con mesas y sillas altas. La decoración remite a la tierra, a la viña, y también al legado de la familia Torres, con fotografías históricas de la bodega fundada en 1870. La obra Estructuras, cuatro cuadros firmados por Waltraud Maczassek, artista alemana y esposa Miguel A. Torres, decora el local.

Al fondo, la sala Don Jaime, llamada así en honor al fundador de Bodegas Torres, con capacidad para 16 personas, puede hacer de reservado; se trata de un espacio refinado, ideal para disfrutar cómoda y tranquilamente de las creaciones culinarias del establecimiento. Completa La Vinoteca Torres una elegante terraza con capacidad para 40 comensales, única en todo el Passeig de Gràcia por su elegante mobiliario y puesta en escena con manteles de hilo fino, luces en cada mesa y una abundante vegetación. Un oasis en pleno corazón de la ciudad donde disfrutar del vino y la gastronomía en cualquier momento, ya que el restaurante abre sus puertas de lunes a domingo, de 12 del mediodía a 1 de la madrugada. “Los detalles están cuidados para estar a la altura del lugar donde nos encontramos, el Passeig de Gràcia. Ofrecemos una gastronomía relajada, muy honesta y en la que destacan las verduras, gran tendencia culinaria actual”, explica Mercè Solernou.

La Vinoteca Torres pretende ser más que un restaurante de vinos, albergando todo tipo de experiencias sensoriales en torno a la enogastronomía y actividades para difundir la cultura del vino transmitiendo la pasión por un trabajo que nace en las viñas y que se sublima en las botellas, fruto del respeto por el medioambiente, y de la tradición y la innovación bien entendidas.